Propagación y Mantenimiento de Cactus – libros gratis pdf

Los cactus son una especie de plantas que, a pesar de poder encontrarlas alrededor del mundo, son originarias exclusivamente de América, y fueron extendiéndose a Europa y el resto del planeta gracias al ser humano y también a causa de la migración de muchas aves que, después de ingerir sus frutos, depositaban las semillas allí a donde iban.

Si quieres conocer más sobre los cactus, te invitamos a que sigas leyendo y aprenderás desde las características más habituales, como también los diferentes tipos, los cuidados para que, si tienes un cactus en casa, tenga la vitalidad que buscas.

Características

Los cactus provienen de la familia de las cactáceas y se les identifica rápidamente por los tallos con espinas.

Algunas de ellas pueden llegar a tener hojas, pero por lo general, suelen ser de un tamaño muy pequeño, siendo habitual encontrar cactus que no cuentan con ellas y que únicamente son espinas lo que sobresale de su tallo principal.

De todas las especies que se tienen recogidas, se tiene constancia de que solo dos de ellas puede decirse que tienen hojas formadas y destacables.

Una de las características que más llaman la atención de los cactus es que cuentan con un tallo de gran tamaño, muy carnosos en su interior, puesto que en su interior se almacena el agua, pues estas plantas resisten muy bien las altas temperaturas, aprovechando y absorbiendo toda la humedad del entorno para conservarla en momentos de mucha sequía.

Son plantas que no habitúan a estar muy cercas las unas a las horas, puesto que esto querrá decir que tendrían que compartir el sustrato, algo de lo que no están acostumbradas, por lo que en el caso de que dos cactus estén cerca, es probable que la más grande sea la que consiga sobrevivir.

Cuidados de un cactus

Siempre se ha dicho que, si no eres muy dado a cuidar plantas o tienes el problema de que se te mueren muy pronto, cuidar un cactus te será sumamente fácil, sin embargo, estas plantas necesitan unos cuidados específicos para que puedan crecer y que su aspecto sea mucho más bonito con el paso del tiempo.

El regado de los cactus debe realizarse al menos dos veces al mes, aunque en muchos casos podrían aguantar incluso un mes entero con una vez que se rieguen.

En el caso de que tengas la planta en el interior, con dos veces será perfecto, sin embargo, si se encuentra fuera en una terraza y le da el Sol, tienes que ir comprobando que la tierra está bien para que no se seque.

Por otro lado, la tierra tendrá que estar bien abonada, pudiendo agregarle en ocasiones en vez de agua un poco de fertilizante líquido, lo que hará que la planta tenga mejor aspecto.

Se dice que la floración de determinados cactus ocurre en primavera o en verano, por lo que para que sea posible, tendrás que regar lo menos posible en épocas frías o muy húmedas como el inverno, consiguiendo que en verano dé unas flores preciosas.

Se debe de proporcionar luz a los cactus, con el fin de que puedan crecer el tallo a lo ancho, consiguiendo que se fortalezca para luego ir subiendo hacia arriba con más salud.

Al igual que con cualquier otra planta, las raíces de los cactus necesitan su espacio y si tienes uno plantado en una maceta pequeña, es posible que no la dejes crecer, por lo que o bien, no crecerá lo debido, o al tiempo morirá al no poder disfrutar de tanta tierra con nutrientes.

Cómo trasplantar un cactus

En los casos en los que quieras trasplantar un cactus a un jardín o a una maceta más grande, tienes que tener en cuenta algunos pasos básicos para no dañar a la planta, pero tampoco a ti mismo.

Antes que nada, tendrás que asegurarte de ponerte unos guantes con los que poder agarrar fácilmente el cactus y no dañarte. Por otro lado, tienes que preparar una tierra bien abonada, con muchos nutrientes y minerales con los que la planta va a poder nutrirse y crecer con más fortaleza.

Lo primero que tendrás que hacer es coger la maceta o el lugar donde vas a trasplantarlo y llenarlo con tierra nueva y abonada. En el mercado existen muchos fertilizantes y abonos, por lo que no te será difícil encontrar el necesario para tu tipo de cactus.

Se aconseja que para trasplantar un cactus se realice mejor en épocas de verano o primavera, pues se trata de cuando más fuerte está el tallo y las raíces, haciendo que tengan menos problemas a la hora de adaptarse al nuevo entorno. En invierno estarán más débiles, por lo que, cualquier movimiento en falso puede ser fatídico para ellas.

Tipos de cactus

Mammillaria

Este tipo de cactus es muy habitual en México, aunque también se encuentra en otras zonas de América del Sur e incluso en el Caribe.

Se trata de una especie que cuenta con un líquido que se denomina látex y que es de color blanquecino.

Suelen encontrarse varias juntas formando pequeños grupos, no tienen un gran tamaño.

Pero se las diferencian del resto por tener una forma muy redondeada como si fuese un globo.

Ariocarpus

Se tratan de unos cactus muy pequeños, con un tallo muy corto y con una serie de tubérculos que se sitúan alrededor de la planta como si se tratase de una roseta.

Al igual que el anterior ejemplo, nos encontramos con una especie que se va a poder encontrar sobre todo en México, aunque se ha llegado a extender por todo el mundo por su facilidad de cultivo.

Cuenta con una floración en color rosa muy bonita, aunque en ocasiones puede cambiar de color según la subespecie.

Browningia candelaris

Aunque cuenta con un nombre muy peculiar, se le conoce más por el cactus candelabro y recibe este nombre por su estructura, ya que cuenta con un tallo muy largo, que puede llegar a los 6 metros de altura que al final se va ramificando con un aspecto que bien recuerda a este objeto.

Por lo general aparecerá en zonas desérticas y con una enorme sequedad en el ambiente.

Disocactus Speciosus

Es un cactus bastante curioso ya que cuenta con un aspecto que nos recuerda a una flor más que a un cactus, pero se encuentra dentro de la especie puesto que cuenta un tallo alargado muy fino con muchas espinas.

En la época de floración tiene una flor de color rojo preciosa, aunque también es posible encontrársela en blanco.

Puede llegar a medir un metro de largo y cuenta con una resistencia perfecta que le permite vivir muchos años sin problemas.

Thelocactus bicolor

Es quizás uno de los cactus más característicos que podemos encontrar en las tiendas de plantas y en las viviendas pues es muy fácil de cultivar y también es resistente a la climatología adversa.

No conseguirá superar los 20 centímetros de alto, aunque en algunas zonas en las que se ha cuidado correctamente se han encontrado ejemplares de más de 30 cm. Cuando se realizan todos los cuidados pertinentes es capaz de florecer con una enorme flor en color rosa.

Gymnocalycium baldianum

Nos encontramos con un tipo de cactus también muy común ya que no suele crecer mucho y estéticamente es muy bonito.

Quizás uno de sus problemas es que crecerá muy lentamente, teniendo que cuidarlo durante muchos años para que puedas ver que ha crecido, teniendo en verano y cuando es una planta adulta unas flores preciosas.

Saguaro

Este es posiblemente uno de los cactus más conocidos gracias a las películas del oeste o a los dibujos animados, pues se trata del enorme cactus que puede llegar a medir hasta una altura de 15 metros.

Aunque lo habitual es que tengan tan solo 7 ramas que salen desde el tallo central, en algunas ocasiones pueden llegar a salir más, pero el tallo tendrá que ser más grueso para aguantar todo el peso.

Echinocactus grusonii

Este cactus cuenta con un color muy vistoso, muy redondo, como si fuese una pelota de baloncesto.

Una de las curiosidades de este cactus es su sobrenombre, ya que se la conoce como asiento de suegra.

Cactus con flores

Los cactus por lo general cuentan con flores, aunque no son muy típicas o no estemos tan familiarizados con ellas.

Cuando tenemos un cactus al que le han salido flores, veremos que estás son muy grandes, con unos preciosos colores, muy vivos y suelen colocarse en la parte alta de la planta.

Una vez que de la flor ha salido el fruto del cactus, estos suelen tener mucha carne y contar con muchas semillas en su interior, las cuales, al ser ingeridas por todo tipo de animales, son transportadas a otros lugares y depositadas para formar nuevos cactus.

Para que un cactus florezca necesita tener todos los cuidados necesarios en este tipo de plantas, puesto que, de lo contrario, sería muy complicado que pudiera florecer

DESCARGAR MANUAL DEL CULTIVO DE CACTUS

Author: Admin