Saltar al contenido
Libros y Manuales de Agronomia

Manual Como hacer un huerto urbano

¿Por qué vale la pena hacer un huerto urbano?

¿Qué te puede aportar un huerto urbano?

Todos los pasos que debes seguir para crear tu propio huerto urbano

1. Elementos básicos El espacio: ¿cuál es el lugar ideal para situar un huerto urbano?

La luz: la esencia de tu huerto urbano

El sustrato: el alimento básico de tu cultivo

El agua: los sistemas de riego más eficaces

El cultivo: ¿semillas o brotes?

2. Las tareas: siembra, trasplante y cosecha

¿Por qué vale la pena hacer un huerto urbano?

¿Pensabas que por vivir en un pequeño piso en el lugar más transitado de la ciudad no podías tener tu huerto?

Hoy en día es más que posible crear un pequeño espacio verde en tu vivienda y disfrutar de los beneficios de la naturaleza en tu balcón o incluso en tu ventana.

Y es que tener un huerto urbano significa conectar con el medio natural aunque vivamos rodeados de edificios y hormigón.

De hecho, es así como habita la mayoría de la población en los países desarrollados y no por ello hemos de renunciar a tener nuestra pequeña cosecha.

Mantener un huerto urbano es mucho más fácil de lo que crees.

Como todas las cosas, requiere dedicación, habilidad y un poquito de creatividad, que tendrás que poner en marcha para aprovechar al máximo el espacio.

También es importante que sepas bien qué quieres plantar y cómo hacerlo. Por eso, esta guía será tu mejor ayuda.

¿Qué te puede aportar un huerto urbano?

El cuidado de un huerto urbano te aportará muchos más beneficios de los que te imaginas. Además de ser un gran entretenimiento, tu propio huerto urbano te ayudará a mejorar tu alimentación y inculcar a los tuyos valores de responsabilidad y de trabajo colectivo. A estas ventajas o beneficios, se suman los siguientes:

• Un huerto urbano le dará un toque natural a tu hogar y será un pequeño pulmón en medio de un entorno urbano, caracterizado por el cemento, el asfalto, los vehículos y la masificación.

• Te ayudará a hacer frente al estrés, las preocupaciones, el trajín diario y las prisas constantes de la vida en la ciudad mediante una actividad relajante y creativa.

• Como ya hemos comentado, tener un huerto urbano mejorará tu alimentación y la de tu familia. Podrás consumir productos sanos, sabrosos, nutritivos y controlados totalmente por ti.

De hecho, una vez pruebes la calidad de tu cosecha no querrás nada más y te convertirás en un consumidor más responsable y exigente.

• El factor educativo de los huertos urbanos también es muy importante. Podrás aprender y si tienes hijos, te servirá para enseñarles el ciclo de la vida de los vegetales, la relación entre los seres vivos y los cuidados que requiere cada tipo de cultivo.

Sabiduría compartida con tus seres queridos