Saltar al contenido
Libros y Manuales de Agronomia

Hongos Entomopatógenos para Control Biológico

Uno de las principales dolores de cabeza para los productores y exportadores agrícolas al enviar su producción hacia mercados extranjeros son las restricciones que imponen algunos países con respecto al uso de plaguicidas, en especial cuando se trata de fruta fresca.

Esta progresiva exigencia necesita de soluciones que den paso a la obtención de productos atractivos y sin rastros de residuos químicos en su composición. Charles Valentine Riley, un entomólogo y artista inglés que vivió durante el siglo XIX, es considerado el padre del control biológico de plagas en la agricultura, un método utilizado como alternativa a los plaguicidas.

¿Sabes qué es el Control Biológico?

El control biológico no es más que la utilización de enemigos naturales como los hongos, insectos, bacterias y virus para mantener a una población de otro organismo, que serían las plagas, por debajo del nivel de deterioro económico.

Esta es una estrategia eficaz para ser incorporada dentro de cualquier programa de control biológico de plagas, pudiendo ser aplicada tanto en agricultura convencional como en la orgánica.

Los organismos que más se han utilizados en el tiempo son los insectos parasitoides; estos logran depositar sus huevos en el interior de los huevos de otras especies.

También están los depredadores, que se alimentan de diferentes especies. Así mismo, hay un área muy efectiva y llamada “control microbiológico de insectos“, y esta se centra en el empleo de microorganismos como los virus, bacterias, protozoarios, hongos y nemátodos para disminuir las poblaciones de las plagas.

Dentro de este grupo resaltan los hongos entomopatógenos o (HEP). Estos son microorganismos capaces de infectar y producir distintas enfermedades en insectos, provocándoles la muerte.

Gracias a esta característica son una herramienta con un alto potencial como agentes de control biológico de plagas, llamados Bioinsecticidas, donde se destacan los géneros Metarhizium y Beauveria.

 

Cómo es el ciclo de los hongos entomopatógenos

ciclo de desarrollo de un hongo entomopatógeno

Ciclo de desarrollo de un hongo entomopatógeno

Estos hongos tienen un proceso de infección que inicia cuando las esporas o conidias se adhieren al insecto o plaga.

Luego, según las condiciones de temperatura y humedad, las conidias germinan sobre la capa exterior del insecto o la cutícula, para después degradarla por medio de procesos enzimáticos y mecánicos, e ingresar posteriormente al insecto por los espacios entre tórax y abdomen, cabeza y tórax, y pliegues en las patas; todas estas son las partes blandas, que los hongos usan para desarrollarse en su interior, y así colonizar distintos órganos.

En este procedimiento, el hongo fabrica toxinas que afectan en principio el sistema muscular y excretor del insecto. Es aquí donde se puede evidenciar los síntomas iníciales de la infección, ya que los individuos alteran su conducta habitual, dejando la alimentación y la reproducción. De igual manera, se alteran los mecanismos de defensa, dejando que siga avanzando el ciclo de la enfermedad.

Por consecuencia de la acción de las toxinas, el insecto muere, colonizado casi en su totalidad por el hongo, inclusive en su exterior, provocando nuevas conidias que serán dispersadas en el ambiente y de esta manera se dará inicio nuevamente al ciclo, si son adecuadas las condiciones ambientales.

Principales características de los Hongos Entomopatogenos en la aplicación del control biológico de plagas

Para que se pueda utilizar el hongo entomopatógeno como un agente de control biológico de plagas, es necesario cumplir inicialmente ciertos requisitos importantes. Uno de ellos es que sea inocuo para nosotros, los seres humanos. Esto asegura la manipulación sin riesgo alguno y sin necesidad de utilizar implementos de protección.

Igualmente, la inocuidad del hongo se debe extender en especial a los insectos benéficos en especial.

Es decir, el hongo no debe ser perjudicial para insectos aliados.

Este punto se ve cumplido puesto que los HEP actúan con selectividad y la especificidad, características muy asociadas a la inocuidad. Estos hongos parasitan sólo a una especie o un grupo de especies muy relacionadas, sin afectar aquellas que no son plaga ni enemigos naturales.

Así mismo, los HEP poseen la habilidad de multiplicarse y dispersarse en el medio ambiente, a través de insectos parasitados que van contagiando al resto de los insectos plaga.

Este hongo es totalmente inofensivo para cualquier cosecha, y resulta compatible con las prácticas comunes de manejo. Además, es sencillo de utilizar y de almacenar, entre otras cualidades que lo convierten en una perfecta opción para el control biológico de plagas.

¿Cómo se pueden masificar los hongos entomopatogenos?

Para poder usarlos como controladores biológicos, los hongos entomopatógenos, en cualquiera de sus cepas, son sencillos de reproducir artificialmente en grandes cantidades y en muy corto tiempos.

La producción de estos hongos se centra en la multiplicación intensiva del hongo y sus estructuras reproductoras.

Es posible realizar una producción semi-industrial del hongo entomopatógeno, que se centra en aislamientos nativos, controladores de plagas subterráneas que se encuentran en inicialmente en berries.

El hongo entomopatógeno, como se vio antes, se desarrolla mediante el siguiente ciclo:

1-Irrupción y adhesión del HEP en el cuerpo del insecto

2- Germinación de la conidia o espora y entrada en el cuerpo del insecto

3- Multiplicación del HEP y liberación de toxinas, causándole la muerte del insecto

¿Cómo se puede efectuar un control exitoso?

Si lo que se busca es aplicar el hongo entomopatógeno para controlar larvas del suelo, es necesario tener en cuenta que se trata de organismos vivos, altamente específicos y sensibles a condiciones ambientales, por lo que se deben considerar los siguientes parámetros:

1- Clara identificación de la plaga a controlar

2- Determinación del estado en que se deben encontrarlos insectos a controlar y época de aplicación

3- Cuidados en el traslado y manipulación

4- Hora en que se aplicará

5- Limpieza del equipamiento de la aplicación

6- Forma en que debe ser aplicado

El Control Biológico de Plagas como la mejor alternativa

El control biológico de plagas se fundamenta en el combate de plagas por medio de enemigos naturales, los cuales actúan como agentes predadores, patógenos y parásitos, acabando con las plagas por estas vías naturales, sin efectos contaminantes, sin residuos tóxicos, y sin posibilidades de envenenamiento por contacto con productos químicos.

Si bien este proceso se puede dar de manera natural en los ecosistemas, el control biológico de plagas se hace de manera intencional, con el objetivo único de erradicar las plagas de manera ecológica y preservando el medio ambiente.

Este método es de la preferencia de muchos agricultores cuando las plagas se han vuelto resistentes al efecto de diferentes tipos de plaguicidas, algo que es más común de lo que se piensa, y un verdadero dolor de cabeza, sobre todo en las etapas de brote y durante las cosechas.

El control biológico de plagas resulta mucho más económico y sustentable que los métodos químicos, además de ser de mantenimiento sencillo y, por sobre todo, ampliamente ecológico, especialmente pensado en la preservación del medio ambiente, en la preservación de la vida.

Hongos Entomopatógenos como Control Biológico

hongos entomopatógenos para control biológico

Como se ha mencionado, dentro de los mecanismos del control biológico de plagas el uso de hongos entomopatógenos es muy común. Estos actúan directamente sobre muchas clases y especies de plagas, erradicándolas por completo de las plantaciones.

El control de plagas con hongos entomopatógenos es una de las técnicas más eficaces, dentro del control biológico, ya que los hongos entomopatógenos viven y se desarrollan en los insectos, eliminándolos de manera natural, sin generar ningún tipo de efectos secundarios, ni en los cultivos, ni en los seres humanos. Lo único que necesitan, para hacer su trabajo, es un medio húmedo, con niveles óptimos de pH, a la temperatura adecuada.

La versatilidad de los hongos entomopatógenos es tal que existen alrededor de 700 especies para más de 100 géneros distintos de plagas. Por ello, son reconocidos como el arma principal dentro del control biológico.

La acción de los hongos entomopatógenos se da en las distintas etapas del desarrollo de las plagas, lo que convierte su uso en la mejor alternativa, pues la gran mayoría de las plagas agrícolas, bien sean insectos, ácaros o artrópodos, son susceptibles de ser infectados por enfermedades fungosas.

Tipos de hongos entomopatógenos

El efecto de los hongos entomopatógenos como control de plagas, se desarrolla a partir de que los hongos infectan a la plaga.

Existen dos grandes clasificaciones, para los hongos entomopatógenos, de acuerdo al estado del insecto que infecta: vivos o muertos.

Los hongos entomopatógenos para los insectos vivos son llamados entomófagos, y estos son aniquilados por efecto de la micosis interna.

Los hongos entomopatógenos para los insectos muertos se conocen como saprófagos, y tienen la particularidad de volver inocuos los restos de estos insectos, los cuales en este estado causan daños por las sustancias desprendidas, durante los procesos de descomposición.

Condiciones para el desarrollo de los hongos entomopatógenos

Las condiciones necesarias, para el desarrollo de los hongos entomopatógenos, son principalmente encontradas en el propio ecosistema, el cual debe cumplir con los niveles óptimos de:

1. Humedad: sin un buen nivel de humedad, es muy difícil la proliferación de los hongos, sin embargo debe ser la justa, de modo tal que no se puedan ver afectados los cultivos.

2. Nivel de pH: los niveles de pH son de suma importancia, ya que en ambientes con un pH muy bajo, los hongos no proliferan, debe tener el nivel justo, en función del tipo de hongo a ser introducido.

3. Temperatura: las bajas temperaturas son ideales, en la proliferación de hongos, este factor es de suma importancia, ya que con niveles altos de temperatura, la proliferación de hongos no puede darse.

Los cultivos protegidos, son ideales en la aplicación de control biológico de plagas, ya que es mucho más fácil poder controlar estos elementos, por medios artificiales; sin embargo ya existen técnicas muy avanzadas, para la aplicación en cultivos abiertos.

Los hongos entomopatógenos se desarrollan en varias etapas, básicamente en tres etapas, que cubren desde que entran en los insectos, hasta la muerte de estos. Todo se desarrolla en una lucha por la supervivencia, en la cual el hongo vence al insecto, llevándolo a la muerte. Recordemos que el ataque de los hongos entomopatógenos para control biológico se da en el siguiente ciclo:

1. Adhesión a la plaga: es lo primero que ocurre, donde las esporas se adhieren al tejido del insecto

2. Penetración dentro del cuerpo: una vez adheridos, las esporas germinan y comienzan a penetrar en el cuerpo del insecto, alojándose en distintos órganos.

3. Colonización: una vez dentro del cuerpo del insecto, comienza el proceso reproductivo y de muliplicación, conocido como colonización, fructificando y ramificándose. En este punto el hongo se apodera por completo del organismo, llevándolo a la muerte

Ventajas y Desventajas del uso de HEP

Entre las ventajas de usar estos organismos nos encontramos:

– Tienen hospedero específico: Parasitan sólo a una especia, o bien, a un grupo de especies muy relacionadas

– Se reproducen por sí solos: el HEP es persistente, y se reproduce y renueva en forma continua, por lo es innecesario hacer nuevas aplicaciones, siempre que se encuentre bajo las condiciones adecuadas para parasitar a su hospedero

– Se pueden producir con poca tecnología y a costos bajos

– No existe resistencia adquirida por parte de los hospederos

– Inocuidad: No dejan residuos tóxicos o algún contaminante que pudiera ser perjudicial para el medio ambiente, el hombre o algún animal superior

Sin embargo, también existen desventajas en el uso de este tipo de control biológico, como lo son:

– Acción lenta: No matan al instante. Se alcanzan buenos niveles de control al cabo de 1 a 3 semanas de la aplicación, pero el insecto deja de alimentarse mucho antes de morir, lo cual disminuye el daño. Esto depende de la plaga y del ambiente, lo cual nos lleva a la siguiente desventaja

– Depende de factores ambientales: dado que durante las etapas de adhesión y penetración se encuentra expuesto, son sensibles a temperaturas extremas, desecación y luz ultravioleta. Además de temperaturas moderadas, también requieren alta humedad

– No todas las plagas tienen enemigos biológicos eficientes y viables, desde un punto de vista económico

 

fuente: http://sistemaagricola.com.mx/blog/