class="post-template-default single single-post postid-2771 single-format-aside custom-background"> Saltar al contenido
Libros y Manuales de Agronomia

Escuela de Campo en quinua : Guía de capacitación para facilitadores

Las escuelas de campo son el futuro de muchas personas que viven en contextos de pobreza. Se trata de una metodología, por su éxito cada vez más extendida, que reúne a una serie de personas con el objetivo de formarlos para mejorar los niveles de producción de las familias campesinas.

Los agricultores disponen de unos conocimientos previos que son siempre respetados y se intercambian entre ellos. Con esta base y bajo esta premisa, las escuelas de campo se crearon para conseguir un empoderamiento de los agricultores, enseñándoles a gestionar problemas productivos, ambientales y organizativos. Siendo ellos los protagonistas de su propio desarrollo.

Los modelos anteriores de capacitación agrícola tenían una metodología muy rígida en la que se ofrece demasiada información y no siempre es útil para el agricultor. Se ha demostrado que las escuelas de campo son una metodología práctica y eficaz; que basa sus principios en la integración de las novedades a los conocimientos que ya posee el agricultor, y a las demandas y necesidades que éste tiene en un formato principalmente participativo.

Las escuelas de campo comenzaron en Asia con las cosechas de arroz y, posteriormente, evolucionaron hacía otras zonas y otros cultivos. 

Son escuelas que no necesitan pupitres ni pizarra, son personas que se juntan en el terreno para aprender y comenzar sus cultivos con alguien que les guía optimizando los recursos. 

Son alumnos, porque aprenden a realizar mejor su trabajo, a probar novedades, a respetar el ecosistema, a desarrollar estrategias, a mejorar la calidad de sus productos y a abrir su mercado.

Sin embargo, también se convierten en maestros porque enseñan lo que saben al resto del grupo, sintiéndose más respetados y valorados por la comunidad.

Te puede interesar  Manual de Plagas Agrícolas. pdf gratis

Líneas básicas de las escuelas de campo

  1. El campo es la fuente del aprendizaje.
  2. La experiencia previa y su cultura, se respetan y se utilizan de base para continuar aprendiendo.
  3. El agagricultor aprende a tomar sus propias decisiones, siendo autosuficientes.
  4. Los agricultores reciben formación y seguimiento a lo largo de todo el ciclo del cultivo.
  5. El contexto y la zona determina la línea de formación.

Con las escuelas de campo, además de mejorar la economía de la zona, se fomentan valores como el respeto a la diversidad cultural, la igualdad de género, la justicia social y el cuidado y atención al medio ambiente, manteniendo el agroecosistema en equilibrio

DESCARGAR MANUAL AQUI

Descargar gratis